viernes, febrero 27, 2015

Espejito, espejito...

Cuando alguien te toca el corazón, la mayoría de las veces te toca el ego, un órgano muy sensible, que se disfraza de otras cosas para brillar. Perdonen el tono doctrinal... no les decía yo?

No hay comentarios: