domingo, septiembre 14, 2014

...from scratch

Ayer fui a un concierto del festival Gaudeamus. Fue un ok concierto. Nada para criticar... aunque tampoco era para tirar cuetes al aire. 
No estaba demasiado enojada para criticar, el enojo es un lujo... tampoco entusiasmada. Neutro. 


...

Comenzó la tarde con una "conferencia" entre un joven compositor japonés y un compositor maduro, miembro del jurado. El pobre pibe no entendía una palabra de inglés. Tenia una hoja con respuestas anotadas y eventualmente leía una respuesta al azar independientemente de la pregunta. Brillante.

Un par de asiáticos espontáneamente traducían algo desde la reducida audiencia y otro miembro del publico traducía  a los intérpretes de a tramos (traducía la traducción). Interesante!

El compositor del jurado termino reduciendo las preguntas al mínimo hasta llegar a una sola palabra … "fortísimo" ????? (acompañado de un gran gesto de sus brazos) . Sin verbos, sin adjetivos... pa' que? El japonés se reía. Asumo que la música que compone es muy fuerte. No había traductor para el compositor pero tampoco ejemplos sonoro... otra vez, pa' qué?

El salón... 

El nuevo centro de la música en Utrecht se parece a un gran supermercado vidriado, con escaleras mecánicas y guardias de seguridad pululando en el edificio. Un pequeño grupo de los conocidos de siempre eramos la audiencia, casi perdidos en la inmensidad del edificio. Las dimensiones shoppinescas  hacian la escena del concierto todavía más insignificante.

...

Por que a mi me tiene que importar la música (incluso gustar) si al mismo compositor que la hizo le ch… un h…? Los que tocan están pensando en otra cosa y el publico de habitués van a los conciertos como parte del laburo. 

...

Del otro lado…

La laboriosa tarea de la producción, para mi siempre vino junto a la composición. Pero estos últimos años mis experiencias organizando conciertos han sido bastante malas. Por diversas razones. Organizar conciertos requiere una extraordinaria cantidad de trabajo burocrático; maniatada en el trabajo de producción, mi capacidad de decisión resulta muy limitada; resultado: un trabajo enorme y cierta pobreza artística. Lo monetario es inexistente ya que conseguir el dinero lleva tantas horas de trabajo, que la cuenta final termina siendo ridícula. Algunas intensiones, algunos momentos de la inspiración inicial  prevalece, pero el saldo general es negativo. Parece como si no se pudiera salir de la maquinaria de produccion de conciertos y esa fuera la unica forma de ser escuchado. Aun con artistas inspirados, obras lindas e intenciones altruistas todo se transforma en otra cosa en el proceso.
Pareciera que la unica manera de hacer las cosas es entrando en una maquinaria, que, ademas no funciona. 

Un escenario complejo. 


Pero ayer, cuando me volvía del festival en el tren me empecé a sentir misteriosamente bien. Muy bien. 
Qué mejor momento cuando las cosas no funcionan, para hacer algo diferente, algo que no existe?
No es eso lo que quería? Usar la imaginación? Crear espacios?  Inventar de la nada?

Qué es la música sino la posibilidad de cambiar las cosas?

Hablo desde el uno total. Desde la brecha “without clue”.  

Los problemas me encienden, debo admitir, más que las soluciones.

En yoga cuando algo no funciona en una postura, se recomiendo empezar todo de nuevo “from scratch”, doesn’t matter how flexible, how old, how sick… 

me da esperanza. 

Ok, va de nuevo.

Hola. 


No hay comentarios: