miércoles, marzo 19, 2014

Álbum de la edad media

Hace años que estoy fascinada por la obra de Schumann, como música en sí, y de su resonancia en nuestra época. Amor que me viene prestado de Gerardo Gandini, un hermoso filtro porteño de Schumann y de mis balbuceos intermitentes en el piano.
La vida, por accidente (o por razones extrañas, diferidas, otras, como son siempre las verdaderas razones!), me pone en Düsseldorf por un año, como un pin y pon en un mapa muy extenso, y caigo junto con otra ficha que es mi deseo de escribir un concierto para piano y tocadiscos basado en Schumann.
Schumann vivió en Düsseldorf y hay un archivo sobre su obra en la ciudad. Es un buen lugar para escribir esta pieza. Tengo el espacio y el tiempo. Tenía ya ganas. No había planeado nada y las cosas no podrían encajar mejor y uno empieza a pensar en la mano gigante que te mueve en un tablero y otras fantasías deterministas.
Cuando no estoy ocupada construyendo mi vida las cosas suceden solas. Lo difícil es, como dice Bikram, confiar en los procesos, dejarse llevar, soltar, mirar, volver a soltar. Disfrutar sin agarrar.
La vida es loca, como el verdadero amor, si lo sabría Schumann.

Allá vamos.  Bis bald!
Orquesta

No hay comentarios: