miércoles, agosto 24, 2011

Parece que fuera ayer

Aunque sea belga y más francés que flamenco, Ockeghem no deja de ser considerado parte de nuestro pueblo (holandés).

Estoy escribiendo piezas para clarinete, cinta y algunos juegos visuales para proyectores de diapositivas. Siempre me gustaron los puzzles, también las cuentas... y la música, claro.

Los flamencos con sus juegos de espejos son casi una inspiración cruda para estas piezas monófonicas para sonidos y reflejos, visuales y auditivos; el clarinete a decir verdad es un instrumento que no me gusta mucho solista, ya que lo encuentro bastante neutro (lo prefiero en ensamble), pero es perfecto para la música que estoy escribiendo que está basada en las notas, si nota pura. Espejos, retrogrados, inversiones, superposiciones... en la cinta, en la imágen... pero la inspiración sale de las notas. La estructura de la imágen cuando es cosmética no suena.
Esta es una música con inspiración flamenca, para un clarinetista también flamenco, que se parece un poco a un flamenco. Basta! El juego de los espejos nos pierde en la proyección de la proyección, en la paráfrasis de un original que tal vez no exista... es una música de dar vueltas, de laberintos, de crear territorios y mecanismos, que en este proyecto se prolonga a las maquinas análogas... pero las verdaderas maquinolas están, vuelvo a decir, inspiradas en las notas.

see you around...
le dijo el tape al cabezal del cassette...

Michel Marang in Bb - Boehm system

1 comentario:

Martha Minuchi dijo...

Que dedicación! Que gran amor a la música!