lunes, febrero 21, 2011

Cine en Diemen

Mirando Stanley Kubrick con Edu, mi compañero de piso. Decidimos ordenarnos y mirar pelis por director (a ver cuanto nos dura el propósito!)
Primero, “The shinning”.

En síntesis: los grandes maestros de la historia de la música en una trama abarrotada y un escenario cargadísimo me dejaron agotada. El diseño de las alfombras del hotel, y los modelitos de ella, se llevaron todos los puntos.

Dice Jacinta Pichimahuida:

-Puntaje: 5 

Hoy tocó Odisea 2001.
Es una película de fines de los sesenta. La música en esta ocasión, al contrario de en “El resplandor” tiene espacio-valga la redundancia tratandose de un film de ciencia ficción-; hay unos maravillosos video clips de naves espaciales danzando el Danubio Azul y monos golpeando huesos junto al timbalista de “Así habló Zaratustra”.  
La película comienza con negro total y música de Ligeti, Atmósferas. Luego tiene un intermezzo nuevamente en black out y más Ligeti. Me encantó el negro, la pausa, la espera, como creando un marco anti-imagen, para toda la fotografía y la deliberación artística obsesiva que vendrá después en la película. 
Lo mejor: hay unas escenas preciosas de silencio total, cuando los astronautas están fuera de la nave, flotando en el espacio. Es inquietante escuchar nada. Sentarse a escuchar algo, que es la nada. Como un anti-marco a toda esa música llena de sentido.

Siempre tengo la sensación que los 60/70 fueron décadas muchos más experimentales que estos conservadores 00/10, que nos toca vivir, donde somos unos locos domesticados y previsibles.

Puntaje: 8 

Cuando veo películas tan buenas, me dan ganas de componer (inmediatamente). Adiós!
Tic, tic, tic… pum… ay!... do!!!

No hay comentarios: