jueves, julio 22, 2010

Bochinche

En la música las cosas van cayendo en el lugar adecuado en el momento preciso. Pensar es una herramienta, pero en definitiva hay una lógica que es de otra índole, la lógica musical, que es la que pone las piezas en su lugar.
No se pueden forzar los procesos con razonamientos. Es como correr adentro del tren para llegar antes, o pretender volar adentro del avión en movimiento.
Muchas veces la paciencia es el camino más efectivo. Y en las artes del tiempo, esperar es importante.
A mí siempre los propósitos me han llevado a lugares bastante alejados de mis orígenes. Lugares inesperados incluso para mí.
Pero son los no-propósitos, las cosas que caen bajo su propio peso, las que tuvieron la trayectoria más larga, tal vez medida en centimetros para el millaje del avión.

Se puede imaginar la música en ese lugar ideal y acéptico. En el mundo fuera de la música hay más bochinche

No hay comentarios: