martes, septiembre 30, 2008

Mostrar la hilacha

mostrar la hilacha: revelar un secreto oculto, desentonar

- "Parecía un buen chato, pero al final mostró la hilacha" (Parecía buena persona, pero finalmente sacó las garras)
- "Era una cena muy elegante, pero como siempre la Juana tenía que mostrar la hilacha"

tubabel.com


Crear una obra es crear un juego de relaciones sutilísimas y consistentes, inventando un mundo único con múltiples conexiones complejas que operan a muchos niveles. Un nivel, y sólo uno, es el nivel intelectual (creo que pensar una obra sólo desde lo intelectual es una tontería!!).
Cuando uno tiene que describir de que se trata su obra para una nota de programa, creo que uno se refiere a una unicidad pero en realidad es imposible definir este cúmulo de relaciones y lógicas entrelazadas, lógicas e ilógicas que le dan a la obra la condición de algo vivo.
Una obra es un ente orgánico construido de materias diferentes - el sonido entre tantas otras. Creo que la condición de algo vivo, autónomo, con sus propias reglas es fundamental para la existencia de cualquier obra. Si a un organismo vivo le descubrimos la marca de fábrica, deja inmediatamente de tener vida para convertirse en un objeto artificial, en una imitación.
Cuando a la música "se le ve la hilacha” dejamos de creer en ella, en su condición de organismo vivo y se convierte en un mecanismo.
Las “hilachas” existen, pero son un entramado sutil, arbitrario y también loco.
Como decía Etkin que decía Feldman –sastre por muchos años-, que [a la música] no se le note el hilván.
Como decíamos todo el tiempo con Pauli Colángelo en Holanda en relación a cualquier cosa, "showing the hilach" y nos reíamos cada vez.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Con tu permiso y, si no te molesta, voy a utilizar la imagen de la hilacha para fines personales.

Si estas interesa en saber donde, la voy a usar en www.cuandolimafueparis.com.ar

Gracias :)