lunes, julio 21, 2008

Free lance

Finalmente no me aceptaron para el doctorado. Me mandaron una devolución muy detallada- muy delicada también- diciendo que mi búsqueda es de índole personal, más artística y no de investigación. Tendría que corregir sustancialmente la aplicación y podría reaplicar en lo siguientes meses.
Yo me pregunto cuales son las cosas que debería corregir substancialmente y las respuestas me llevan lejos de la academia.
Me parece importante plantear procesos con finales abiertos donde el fracaso sea realmente una opción. También creo que los compositores podemos dar cuenta de lo que hacemos sólo con la propia obra, que es mayormente inexplicable, sobre todo en el corto plazo. Creo que el “objeto de estudio” se debe encontrar en el camino y es imposible ser uno mismo su propio objeto de estudio, es como psicoanalizarse a si mismo. Tal vez no sea este el marco adecuado para mí. Visto a la distancia esta postura es terriblemente egocéntrica si lo enmarcamos en una situación de investigación formal. Tal vez mas que un doctorado debería plantearme una residencia... voy a seguir pensándolo unos meses.

Mi disyuntiva, es, mas allá de acumular un cuarto diploma, es como articular una vida free lance con un marco más sólido. Es una pregunta realmente abierta para mí, ya que creo que hace falta circular y tener oportunidades “del sistema”, pero los sistemas son por naturaleza conservadores y hace falta entrar y salir para no quedar aplastado.
Es una disyuntiva delicada, porque involucra muchos niveles de la persona. Es muy difícil vivir “free lance” todo el tiempo y ser un héroe de la propia vida constantemente.
Pero esto no tiene solo que ver con la música. La vida es “free lance” y los que venimos de países más frágiles con respecto a los sistemas lo tenemos inscripto quasi genéticamente.
Pero bueno, a remar. Creo que en realidad es una buena negativa. Me ocuparé de mi ego lastimado comiendo una torta de chocolate y repitiendo mil veces ante el espejo, “me quiero , me quiero” y a seguir con la tarea. Las estrategias son muy importantes para articular proyectos, pero deben estar conectadas con lo que uno realmente quiere, esa es la pregunta complicada. Además lo que una quiere es una pregunta siempre cambiante, que tiene soluciones diferentes a lo largo de las diferentes etapas de la vida (ya hablo como Matusalén!). Tal vez necesite un tiempo de no programar nada y ver que pasa...

4 comentarios:

gabriel dijo...

Una vez quise terminar mi carrera de "contador público" (yo siempre decía que mi carrera era una larga caminata) y mientras empecé con la música. Yo me dije que iba a seguir las dos hasta que una de las dos desplazara a la otra. Pero esa decisión no podía tomarla. La anécdota es larga y no viene a cuento aquí. Sólo quería decirte que con mis amigos de entonces (en realidad fueron especialmente 3 amigas: Claudia, Miriam y Liz) me hice un título de "No contador". A partir de ahí siempre que volvía con deseos de terminar lo empezado me acordaba de mi título y seguía más o menos campante.
Adelante, Ceci. La negativa no es buena porque sí. El aspecto positivo lo tenés si mirás hacia tu música que es tu carrera. Yo creo que el vicio anglosajón de autojustificarse a mí me enganchó mal un tiempo. Es cierto que no podés hacer y tomarte nota. Yo lo he intentado y lo único que logré es llenar libretitas de cosas que no fueron. La velocidad de las decisiones que uno toma cuando compone no se puede seguir. Beso, corazón, pecho y fiesta!! (espero que se entienda porque no voy a releer)

Tía Ce dijo...

Gracias Gabriel por compartir tu experiencia! Es un equilibrio muy fragil sostener la actividad. No es bueno estar totalmente aislado, pero tampoco enquistado en el mainstream. Las dos cosas pueden ser muy frustrantes. Hay que saber entrar y salir sin convertirse en un resentido pero tampoco en un dinosaurio. Levantarse del piso cuando uno se cae, y levantarse del sillón cuando paso un tiempo considerable. Vivir entre categorias, no?

gabriel dijo...

es una máquina extraña, querida ce, que cuando parece que funciona (por ejemplo: entrar-salir) te deja en una de las orillas (con suerte). Me parece que es bueno no aceptar recetas institucionalizadas ni tampoco automedicarse a mil. Creo.

Tía Ce dijo...

tal vez dejarse llevar, hacer la plancha y ver que pasa. Suena simple, pero no lo es... siempre el plan... es tan fácil (lo más fácil) actuar desde el miedo y no desde el deseo.