lunes, mayo 14, 2007

Espiar en la web

Es extraño publicar cosas en la web. Es como un espacio íntimo a la vez que expuesto. Como las casas en Holanda, que no tienen cortinas y se ve practicamente todo el interior. Uno podría mirar adentro, pero no lo hace, o trata de no hacerlo, porque se encontraría con un señor despatarrado en el sillón mirando la tele, en una pose que no pretende ser pública. Muchas veces tengo la sensación que el espacio web es algo parecido, entre lo público y lo privado.

3 comentarios:

ariadne dijo...

¿Y hasta que punto nos podemos encontrar con "un señor despatarrado en el sillón mirando la tele, en una pose que no pretende ser pública" cuando nos asomamos a tu cocina???

Noeliafan dijo...

a mi esa señora de la foto no me parece un señor despatarrado, se me antoja más algo así como un ángel...

Anónimo dijo...

Esa sensación puede ser extensiva al acto de ejecutar un instrumento en público, o escuchar y/o ver la interpretación de una obra propia. Muchas veces uno se desnuda ante la gente, sin por eso querer ser, necesariamente, exhibicionista o voyeur, en el sentido convencional del término. En realidad, ya la existencia es un estadio público y, a la vez, privado...