domingo, julio 12, 2015

Paradojas

¿Hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo?
Esta versión de la obra para orquesta de Xenakis, "Terretektorh" me despierta esta pregunta, ya que parece que todo el mundo está en babia. Los músicos, distraídos y la audiencia más pequeña que el total de la orquesta, desparramada en una serie de sillas vacías, bastante desconcentrada también. El concierto parece un trámite. La obra igual se la banca. 




jueves, julio 09, 2015

Hologramas de carne y hueso

"La Antimarcha" fue organizada por el artista conceptual argentino Mookie Tenembaum en Buenos Aires, en reclamo al esclarecimiento del atentado de la Amia.

Sin entrar en los temas, me recuerda la marcha de los hologramas contra la ley Mordaza en España, pero con gente real envuelta en bolsas de plastico azul, caminando para atrás: hologramas de carne y hueso. Argentinos teníamos que ser... pa´que la tecnología? Con el ingenio sobra!
Yo hago música electroacústica con maquinas de coser y latas de conserva. De tal palo... 


martes, julio 07, 2015

Los pobres

Vi una pelicula maravillosa, de José Campusano que se llama "Vikingo". Uno diría que "rescata" en su película una franja social que no se ve en el cine, la cultura poderosa de las clases desposeídas. Después de ver su película un comentario así me parece clasista y tonto. Es increíble como la clase media, intelectual y perteneciente a la izquierda sensible, clase que conozco muy bien porque es la mía/soy yo, se apropia/nos apropiamos de los discuros ajenos con soberbia e ignorancia viviendo en una burbuja que no toca a "los pobres" y los mira con simpatía desde lejos.  

Estas son las propias palabras de José Campusano a raíz de su película "El perro molina" :
Los diálogos que escribí para la película los he escuchado yo, no me los contaron. Y los he escuchado repetidamente. Entonces creo que los instalo con derecho. Trato de crear personajes creíbles y evitar la impostación. Lo que la vida nos ofrece ya es por demás generoso. Y también es imbatible porque es verdadero. Es cuestión de parar la oreja. La gente del delito no habla como suponen muchos. Hablan con propiedad, con agilidad y con autoridad porque aprendieron a moverse en situaciones límite, no son personas comunes y corrientes. Tienen una destreza porque la vida se les va en la aplicación de esa destreza. El tema es que estas historias han sido contadas siempre por pequeñas elites que viven en las grandes ciudades. Esas elites se han adueñado de todos los canales de expresión: la radio, la televisión, el cine... Y no conocen los periplos existenciales que se dan en los sectores periféricos, sólo los aluden desde lejos, con una actitud conmiserativa y estigmatizante. Han conformado estereotipos risibles de la gente del conurbano. Cuando se muestra a alguien sin ningún grado de complejidad, se lo está despreciando. Suelen aparecer muchos personajes minimalistas, contemplativos, ¡parece que estuvieran sedados! Pero esa introspección es falsa, es la única manera que encuentran de ponerlos en una historia porque no los pueden abarcar como seres complejos.
"Vikingo" se puede ver online, la subió el mismo.  
https://www.youtube.com/watch?v=qQQIV2kg1zc



No será entonces la clase media la que está sedada, la que mantiene el status quo, la que maneja sus productos culturales en un círculo inocuo, sin riesgo, minimalistas y contemplativos?

Muchas veces tengo muchas ganas de escapar. Estudiar abogacía, o economía y hacer algo de peso, algo de verdad que ayude a mejorar las cosas y me ayude también a mi a ser mejor en el proceso. 

Después vuelvo a mi amor, la música y no sé si es importante, pero es lo más sincero que tengo para dar.  El tema es complejo y está abierto.  
La gente del delito... 
Hablan con propiedad, con agilidad y con autoridad porque aprendieron a moverse en situaciones límite, no son personas comunes y corrientes. Tienen una destreza porque la vida se les va en la aplicación de esa destreza. 
Una vida que puede darse por una causa es una vida que se tiene. Siempre me ha parecido que si no podemos dar la vida por lo que queremos es porque nuestra vida no nos pertenece completamente. 

domingo, julio 05, 2015

Llamame Jorge

Al lado de Borges el resto de los escritores, algunos amadísimos, me parecen zombis. Yo no sé si Borges es un escritor argentino, tengo mis sospechas de que al contrario, fue Borges el inventó lo argentino. De una madeja de gauchos, eruditos, inmigrantes y peronistas inventó el ser nacional: grave y chistoso, buen amigo y sorete, solemne y desestructurado, rebelde y enamoradizo, con una falsa modestia tan grande como su propia inseguridad, de una lucidez tan desgarradora como inconsistente, y sobre todo adolescente. La gente lo conoce aunque no lo haya leído, paradojicamnete el populacho lo entiende. Yo creo que a Borges, como a cada uno de nosotros, le encantaba ser argentino.



Trasnochada

Tengo una música en mi cabeza que hace ruido, pero que no la puedo escribir. No es necesariamente un sonido, sino una idea de algo que todavía no entiendo. No la puedo escribir porque no la puedo pensar. No me alcanza el cerebro, esa es la sensación que tengo.En analogía con el cuerpo, es como cuando uno quiere hacer una postura de yoga que uno sabe como es, pero no es el momento, porque los músculos, las articulaciones, los huesos, no están listos. La cabeza tampoco lo entiende aunque crea que si.Uno cree que entiende, pero no. Uno cree que sabe lo que quiere, pero no. Cree que sabe. Y no es lo mismo.Con la composición es exactamente lo mismo. Siento la limitación física del hecho estético. Me quedo parada en el mismo borde de mi cerebro y no puedo ir más allá. Como cuando uno quiere acordarse de una palabra en otro idioma... algo que está y que no está a la vez. El típico no me da la cabeza en su sentido más literal....En analogía con el yoga, no me queda otra que trabajar, trabajar y trabajar. A medida que pasa el tiempo todo es más lento. Y me gusta eso. Si me apuro, las cosas no están del todo terminadas. En algún momento siempre hay que cerrar el círculo para no encapsularse eternamente; solo se trata de encontrar un punto de satisfacción, donde se deja una obra y se pasa a la siguiente, como páginas del pensamiento.Me gusta cada vez más corregir y corregir, volver a lo mismo mil veces, porque siento que es de la única manera en que puedo mover, aunque sea un milímetro, algo de verdad.....

Me organice la vida para poder componer lento, Para pensar muchísimo y borrar mas. Son etapas. Cuando llegue a Europa, no paraba de escribir y las ideas venían en la marcha, una tras otras, llevándome a lugares inesperados y bastante interesantes.No digo que las cosas sean de una manera, ni de dos. Son distintos momentos.Igual, tengo la firme sospecha, de que los momentos veloces, inspirados y espontáneos, son el fruto de años y años de trabajo previo, que un día se manifiestan como el exacto punto de la clara de huevo, pero no existirían sin el batido previo. No se de donde saque esta imagen tan fea, pero la dejo, como un anti ejemplo del corregir y corregir....
Estoy corrigiendo unas piezas viejas, del año 2005, para publicar, lo que implica horas y horas de photoshop. Con la mente un poco dispersa, mientras corrijo y borro, escucho las conferencias de Borges que hay en YouTube. Fabuloso, único, irrepetible.Y Borges habla de la corrección exhaustiva (también Piglia cuando habla de Borges). Todas estas mentes brillantes son además las personas más laburadoras del planeta. Que vida increíblemente bella, dedicarse exhaustivamente, incansablemente, interminablemente a un gesto, un detalle, una palabra, un sonido.