jueves, abril 24, 2014

Düsseldorf

Chubby

Entrance's entrance

Flats

Flying shoes

Haceme shock!


Nobody nothing never

Nostalgic



Moving house
Only glass

Vegetarian
Poetry

Music


Un tiempo lleno de cosas...


La acumulación de eventos hace que una obra parezca larga, porque el tiempo pasa de forma significativa. Cuánto tiempo es necesario para que las cosas desarrollen su materialidad, se ordenen, se relacionen, se posicionen  en el espacio? Ya no se sabe si la aglomeración de instrumentos y muebles se miden en metros cúbicos o en segundos. Desenmadejar una montaña de eventos lleva tiempo. El espacio está dado, sobreentendido, pero el espacio se despliega en los objetos que no sólo lo llenan sino que lo construyen.
Por lo menos esta es la fantasía que tengo con respecto a la relación de los espacios con los objetos, fácil de enmarcar en el contexto de una obra, más evasivo con respecto a la vida cotidiana,
Puedo decir que la geografía de mi vida estos últimos años se convirtió en un espacio muy elástico, transportándome en un mapa discontinuo de países y afectos. Un mapa difícil de dibujar en un sólo papel, pero que tienen sentido por como se van ordenando los eventos en el tiempo. 
Eso me hace pensar mucho en el espacio como una construcción temporal, donde las personas, cosas, situaciones se van ordenando con una lógica temporal, de esencia musical. No porque quiera reducir la inmensidad de la vida a una cuestión musical, sino porque en mi corazón ambas nociones tienen modos de vibración similares y se confunden.
Es más fácil escribir sobre música cuando en realidad uno está escribiendo todo el tiempo sobre otras cosas difíciles de expresar porque simplemente no se expresan. 
Llueve mucho en Düsseldorf hoy. Veo la ciudad desde el balcón, una ciudad no necesariamente bonita. Pero me encanta Alemania.