lunes, octubre 15, 2012

Barton Fink


Looking forward
Estoy haciendo un profesorado de Bikram Yoga en Los Angeles, USA.
Vivimos, entrenamos, estudiamos, sudamos en un hotel, cerca del aeropuerto; cuando atravesás la autopista para ir a la cadena de supermercados de tu barrio, los aviones te pasan literalmente por la cabeza. Es muy bonito y aparentemente seguro.
Somos muchas personas haciendo el curso, 443, viviendo en esta mini comunidad con constante aire acondicionado. Una camioneta nos lleva a hacer las compras y los fines de semana vamos (todo es en plural en esta experiencia) en un bus disfrazado de tranvía de los años 20, a las hermosas playas de Los Ángeles para seguir estudiando non-stop entre los surfistas chapuceros y las mujeres siliconadas.  

No hay muchas oportunidades en la vida de moverse de ambiente, de verse desde afuera, de poner la vida que laboriosamente nos armamos en pausa. Esta se me antoja una experiencia parecida a hacer un reboot del sistema, poner una gran fermata a la existencia...  and breath.

Hay momentos en nuestra vida donde aparece una brecha que nos ponen en contacto con algo importante: el amor, la vocación, la música, las personas que nos alumbran; el tiempo se detiene y uno percibe algo. Después uno construye durante años relaciones, carreras, obras, sobre ese momento inicial, sobre ese instante breve de verdad pura... donde nos quedamos ahi, quietos, callados, mirando todo desde afuera, without words.

...

Si la vida es artificio, aquí  no hay duda; pero lo mas interesante de esta experiencia es que inevitablemente uno se pone en frente del espejo con el propio artificio: el teatro adentro del teatro, el actor adentro del actor, el efecto Droste (o “Aceite Cocinero” para los argentinos) con uno plegandose hasta hacia adentro una y otra vez, bones to skin, inside out... 

En una escapada fui de paseo a Hollywood de visita, y ví las estrellas estampadas en el piso en un paseo comercial repleto de chucherías y baratijas “I love”. La fabrica de sueños del mundo me pareció bastante deslucida. Aunque debo decir que las bambalinas de la fantasia son en general siempre bastante decepcionantes, bien lo sabemos los que le dedicamos nuestra vida al mundo de la imaginación.
...

Estas semanas (9 en total, voy por la 4) siento que vivo constantemente en la escena final de Barton Fink, de los hermanos Cohen, cuando el personaje trasciende su vida real en un hotel en California para vivir en la playa de un cuadro kitsch. Siento que estoy pasando una temporada adentro de un cuadro. La neutralidad de un cuarto de hotel se transformó estos días en mi casa, y la polifonía incansable de los americanos (que cháchara!!!!) vendría a ser el ruido del mar que me arrulla constantemente, el lenguaje sin lenguaje, el acto sin intención. 

No se mucho lo que pienso right now pero sí puedo decir que me siento muy afortunada: encontré una estrella: pequeña, modesta y vacía!  

Continuará...

Y ahora?

domingo, octubre 07, 2012

Si vous êtes à proximité...

The French musicologist Michel Arcens gently included my "Musica invisible" in one chapter of his beautiful book «John Coltrane, la musique sans raison». He made a poetic interpretation of my music connected with John Coltrane's. The book was just released, en français. The presentation is 12th October in Librairie Torcatis, rue Mailly à Perpignan. Merci beaucoup, Michel!

LAX

Paisaje desde mi cuarto de hotel en Los Angeles. Comida orgánica, aviones, profesorado de Bikram yoga (la razón que me ocupa) y cultura indo-americana por nueve semanas non stop. Una mezcla extraña. Cada vez pienso que si tendría que contarle esta experiecia a mis amigos, no sabría por donde empezar. Voy por la semana tres y me parece que el tiempo ha desaparecido, no hay como estar exhaustamente ocupado para vivir el presente. No tengo espacio para conceptualizar nada, mas allá de estas lineas escuetas. Cuando termine todo el proceso a lo mejor puedo hilvanar dos frases juntas.