domingo, febrero 21, 2010

Cuadernos pentagramados


http://microcosmos-papel.blogspot.com/

Florencia Sgandurra y Natalia Fried iniciaron esta colección de cuadernos pentagramados. Tuve la suerte de ser la artista colada de esta hermosa edición. 

Llamen ya que se agotan!

jueves, febrero 18, 2010

Música invisible en Amsterdam

19 Febrero 15.00

Musica invisible para flauta #1 & #2

Albert Manders- solo flute

Music of Cecilia Arditto, Ned McGowan, Wil Offermans, Debussy and others.

Lunchpauzeconcerten

Deelraadsgebouw Oud-Zuid Karel du Jardinstraat 65 Amsterdam

http://www.kijkan.nl/lunch

La casa loca

Pensando en la música y el espacio (y en Astroboy) 

En mi futura pieza, la música va incorporando el mobiliario como instrumentos musicales. La música no sólo construye un ambiente diferente incorporando objetos diversos más allá de los instrumentos musicales, sino que la música "es" ese ambiente (filosofía barata). 

Pensaba en la música del gótico, donde el desarrollo de las catedrales se da junto con el desarrollo de la polifonía. Quiero pensar la música como habitaciones, como construídos con música, sin artilugios escénicos (bueno, algunos...)  

Estoy escuchando mucha música medieval... pensando en la arquitectura de las catedrales (es una fija de lo medieval), de los espacios cotidianos, y sobre todo en los espacios virtuales...

Amsterdam es una ciudad muy bonita para pensar en arquitectura... está todo tan construído, tan cuidadosamente superpuesto, siglo sobre siglo sobre siglo... como una caja de cosas locas que de tan meticulosamente ordenada parece coherente. 

Buenos Aires es una ciudad maravillosa para construir espacios nuevos, no inventados. Siempre está todo armándose  y  deshaciéndose a la vez. Vivimos en el medio del quilombo. Parece loco pero en un punto es mucho más sensato. 

Yo quiero construir una obra sobre un espacio como Buenos Aires, en constante cambio y en constante definición. Algo también un poco feo, medio  chueco. Algo inacabado y un poco autodestructivo. 

Desde que dejé pensar en estas dos ciudades como lugares concretos, "de verdad",  me tranquilicé bastante.  Ya es hora de agarrar el lapiz.