lunes, julio 21, 2008

Free lance

Finalmente no me aceptaron para el doctorado. Me mandaron una devolución muy detallada- muy delicada también- diciendo que mi búsqueda es de índole personal, más artística y no de investigación. Tendría que corregir sustancialmente la aplicación y podría reaplicar en lo siguientes meses.
Yo me pregunto cuales son las cosas que debería corregir substancialmente y las respuestas me llevan lejos de la academia.
Me parece importante plantear procesos con finales abiertos donde el fracaso sea realmente una opción. También creo que los compositores podemos dar cuenta de lo que hacemos sólo con la propia obra, que es mayormente inexplicable, sobre todo en el corto plazo. Creo que el “objeto de estudio” se debe encontrar en el camino y es imposible ser uno mismo su propio objeto de estudio, es como psicoanalizarse a si mismo. Tal vez no sea este el marco adecuado para mí. Visto a la distancia esta postura es terriblemente egocéntrica si lo enmarcamos en una situación de investigación formal. Tal vez mas que un doctorado debería plantearme una residencia... voy a seguir pensándolo unos meses.

Mi disyuntiva, es, mas allá de acumular un cuarto diploma, es como articular una vida free lance con un marco más sólido. Es una pregunta realmente abierta para mí, ya que creo que hace falta circular y tener oportunidades “del sistema”, pero los sistemas son por naturaleza conservadores y hace falta entrar y salir para no quedar aplastado.
Es una disyuntiva delicada, porque involucra muchos niveles de la persona. Es muy difícil vivir “free lance” todo el tiempo y ser un héroe de la propia vida constantemente.
Pero esto no tiene solo que ver con la música. La vida es “free lance” y los que venimos de países más frágiles con respecto a los sistemas lo tenemos inscripto quasi genéticamente.
Pero bueno, a remar. Creo que en realidad es una buena negativa. Me ocuparé de mi ego lastimado comiendo una torta de chocolate y repitiendo mil veces ante el espejo, “me quiero , me quiero” y a seguir con la tarea. Las estrategias son muy importantes para articular proyectos, pero deben estar conectadas con lo que uno realmente quiere, esa es la pregunta complicada. Además lo que una quiere es una pregunta siempre cambiante, que tiene soluciones diferentes a lo largo de las diferentes etapas de la vida (ya hablo como Matusalén!). Tal vez necesite un tiempo de no programar nada y ver que pasa...

domingo, julio 13, 2008

Cuartito azul

Ayer en el cumpleaños de mi amigo Ernesto, en una festichola típica de Amsterdam - con gente de todas edades, intereses y destierros múltiples - fui disc jockey por una hora. Del mínimal tecno (una música super interesante y linda para bailar) pasamos a Huber (Nicolaus) y Morty. Éxito rotundo! Más para escuchar que para bailar, sobre todo Feldman.
Me encontré esta fiesta en el barrio, a la vuelta de mi casa (nunca jamás voy a fiestas ni bailo ni na de na) y fue super lindo . Me gusta viajar a otras dimensiones en el mismo barrio, (el barrio no tiene que ser Amsterdam, ciudad estereotipo de las otras dimensiones), está bueno encontrar la puerta del cuartito azul, toc toc y ver que hay otras mega-realidades en la propia casa.

boomp3.com

jueves, julio 10, 2008

Pasaportes 2

clickear para leer

Berlín


Ya estoy volviéndo a Ámsterdam, escribiendo en el tren, decantando toda esta experiencia de los 10 días pasados en Berlín.
Berlín se me antoja una ciudad en movimiento, una ciudad que se está autogenerando segundo a segundo. Todo se transforma, el este se va remodelando, las casas se van ocupando, gente de todas partes va llenando nuevamente esta ciudad.
Como una ciudad de Italo Calvino, Berlín se me aparece como una ciudad inventada; es una ciudad en proceso, en constante mutación, una ciudad energía. En Berlín la geometría de la ciudad no se me revela clara: no hay centro, y hay enormes espacios vacíos entre racimos de edificios como cubos - se me ocurre que huecos creados por las bombas de la guerra, o por la división de la ciudad por del muro en el pasado. Las enormísimas calles separan los lugares en lugar de unir, creando enormes descampados a cada paso. Berlín es una ciudad con un montón de vacíos que en un movimiento lentísimo pero constante se van llenando, milímetro a milímetro, micro segundo a micro segundo.
Todavía hay lugares derruidos, viejos, rotos. Todavía hay cosas por hacer en esta vieja Europa que en general esta saturada e híper sistematizada. Berlín me hace acordar muchísimo a Buenos Aires: una gran ciudad, una hipermole inacabada (ambas por distintas razones) en constante proceso de regeneración y con muchísimos espacios vacíos para ser resignificados. Berlín, como Buenos Aires se me aparecen como ciudades esperanza y deseo que nunca se terminen de completar.

lunes, julio 07, 2008

Para Elena

Mi comentario es estrictamente personal, fragmentario, individual. No pretendo hacer una generalización de mi experiencia que sea abarcativa a otros compositores argentinos o Latinoamericanos, pero sí quiero ser sincera con algunos estigmas del ser Latinoamericano que para mi fueron/son una cruzada personal en la construcción de mi lenguaje musical.
Hay varios temas en esta cuestión de la identidad/identidades.
1. De los estereotipos:
Mi “argentinidad” tiene dos debates completamente diferentes, un debate interno, en mi mismo país, ante los ojos de quienes comparten la misma cultura; otro puertas afuera, ante los ojos de los “otros”. En algún punto se cruzan.
Yo creo que en Argentina el tema de los estereotipos es muy fuerte: no sólo los estereotipos europeos, sino los estereotipos internos. Es curioso ver como la cultura argentina (y sobre todo hablo de Buenos Aires) es mucho más Europea que la misma Europa. El problema de estos auto-estereotipos tan rígidos es el dogmatismo. Se trabaja desde el dogma y no hay espacio para la experimentación profunda, siempre hay una mirada atrás que dice lo que hay que hacer y en un momento esa mirada se vuelve interna. Uno lo nota sobre todo cuando deja el país.
2. De los nacionalismos
Encuentro que los músicos de mi país no hemos podido encontrar una manera propia de hacer música (siempre hablo de música académica) recogiendo múltiples influencias y sintetizándolas en algo diferente, propio y personal, como ocurrió en los Estados Unidos por ejemplo, con compositores tan disímiles entre sí como Feldman, Cage, Partch, Ives, etc, etc, que originaron una nueva discursividad.
Esta discursividad propia ha sido creada en la Argentina en otras disciplinas como el cine, el teatro, las artes plásticas y sobre todo la literatura, que ha sabido dar cuenta de todo este racimo de influencias para generar un nuevo lenguaje que es a la vez local y universal: un lenguaje sin traumas. Con la música (académica) no sucede. Sí sucede a nivel individual, ya que tenemos compositores maravillosos, pero creo que la construcción de un lenguaje/s musical propio/s en términos de país (hablo siempre de música académica) es algo todavía por hacer. No es ni lo nativo, ni lo europeo, es algo nuevo que en mi perspectiva todavía no está hecho.
3. De los pasaportes
Como vos bien decís “tú también eres inequívocamente producto de tu cultura de origen de un modo sutil, subterráneo, complejo”. Yo me siento siempre extraña cuando soy caratulada de compositora argentina, porque siento que ese rótulo es como una corteza que nunca llega a definir ese nivel más complejo y en mi experiencia (sobre todo en Holanda) , ser argentina responde a una idea fija relacionada con un estereotipo; en un doble movimiento, primero hay que romper la expectativa, y luego mostrar lo que uno hace.
No estoy en condiciones de hacer generalizaciones, creo que los compositores tenemos una mirada parcial, desde nuestra actividad e intereses: muy intensa, ya que estamos “con las manos en la masa” pero poco abarcativa. Estoy segura que otros artistas tendrán puntos de vista muy diferentes y eso es muy bueno, ya que cualquier lenguaje “nacional” o “continental” se construye y se fortalece desde la diferencia.
Yo agradezco enormemente que hayas abierto este espacio y que todas estas discusiones sean posibles. Me emociona poder compartir estas cuestiones con compositores latinoamericanos, españoles y alemanes. Por otro lado el tema del cliché y de los estereotipos es algo inherente al tema, es ineludible y es bueno que se discuta para luego dejarlo dormir un poco.
Toda esta semana ha sido muy intensa a muchos niveles por lo que sucedió dentro y fuera del simposio. Lamentablemente no pude asistir a las charlas por estar ocupada con mi concierto, lo siento mucho, pero por suerte tuvimos unos lindos simposios en los after-concerts. Fué todo muy especial. Muchas gracias por el espacio!

domingo, julio 06, 2008

La música y las notas

Ayer se tocó en Berlín mi pieza “El libro de los gestos”, una reescritura de la pieza que estrenara el ensamble Musas en Santa Fe el año pasado. Los instrumentistas (vl, vc, pn y perc) tienen además de su instrumento una luz que prenden y apagan, creando distintas situaciones escénicas que van cambiando a lo largo de la pieza: hay eventos que transcurren en la oscuridad y otros en las zonas iluminadas creando distintas formas de relación entre los intérpretes. El ensamble estaba compuesto por estudiantes de la universidad, gente muy jóven; buenos músicos, pero solo tuvimos dos ensayos de dos horas!!!
Durante el concierto, el solfeo de la pieza fue un poco caótico, con zonas de quasi improvisación, pero a pesar de todo, la pieza salió muy bien. Los músicos, luego de este proceso acelerado de conocimiento del lenguaje y la exploración de las innumerables técnicas extendidas, se abrieron a la experiencia y entendieron la música, y la música sucedió.
Yo estoy muy contenta porque realmente creo cada vez más que la música no son las notas. Es extraño que yo lo diga, que tengo una escritura casi puntillista para describir los sonidos y los gestos en mi música. Pero ese puntillismo de la partitura es un intento de crear un lenguaje, que espero que en algún momento tenga vida propia y que subsista a pesar de los errores gramaticales, de los neologismos, de las omisiones. Eso creo yo que es un verdadero lenguaje y no aquel que es rígido y que debe ser recitado exactamente para tener entidad. La fortaleza esta en la flexibilidad (como en el yoga).
Creo que a partir de la experiencia de ayer estoy entendiendo más la posición de la escritura en mi lenguaje musical. La escritura establece la pieza “como es” , establece un marco muy detallado y muy sólido desde dónde empezar a moverse. Pero como en una coreografía, donde el bailarín tiene los pasitos dibujados en el suelo para moverse en el espacio, la danza no es sólo la notación.
La relación entre las estructuras sólidas y los materiales fragilísimos es una condición fundamental de mi música, y creo que la notación es un intento de asir esa fragilidad y organizarla en el campo de la posibilidad. Y en ese intento, fallar en mayor o menor medida, es parte del movimiento.
Ayer hubo muchos errores en el solfeo de la pieza, pero la música sucedió. Y para mi fue una demostración de que la música no son solo las notas.

Lo atamos con alambre

Gabriel Brncic, Ana María Rodriguez y yo de electricistas (Gabriel fué el salvador que impidió que abrieramos, junto a otros compositores, un interruptor con un martillo)

Ayer hubo un concierto dedicado a la música argentina en Berlín con obras de Ana María Rodríguez, Gabriel Paiuk, Gabriel Brncic, Martin Bauer, Laura Andel y yo.
Las condiciones de producción fueron terribles. Yo tuve dos ensayos de sólo dos horas para armar una pieza con elementos teatrales, desplazamientos en escena, luces que se prenden y apagan , etc. Todos estuvimos casi en las mismas.
Termine de hacer las conexiones eléctricas de las lámparas (que encontré en el lugar ya que la noche anterior al concierto, de casualidad, me enteré que no iba a tener spots) dos horas antes del concierto, con la ayuda de Gabriel Brnicic, armando los enchufes con una tijera...ni destornillador teníamos! En Berlín, pero como en casa!
Todo era para desastre, pero algo lindo sucedió. Yo en un momento pensé en cancelar la pieza, pero me pareció injusto tener ese arranque de divismo cuando todos estábamos en la misma situación. A remar.
Lo lindo de la experiencia fue que hubo un espíritu de grupo muy lindo, una muy buena actitud entre los compositores para sobrellevar el mal trago y resolver problemas en el momento con buena predisposición. Fue una buena experiencia de grupo.
El concierto salió bastante bien. Las obras leíduchas, algunas resistieron la falta de ensayo más que otras, pero el resultado fue decente, y la onda general super linda.

Pasaportes

Creo que el tema de las nacionalidades es siempre algo que divide más que une. Siempre este tipo de conversaciones sobre procedencia crean diferencias y encasillan más a la gente en los propios estereotipos. Por lo general los nacionalismos no siempre sacan afuera lo mejor de la gente, sino lo más conservador y reaccionario. Esto se aplica también a la música. Y la mayoría de la gente habla sólo conociendo su pequeña parte. Para los europeos Latinoamérica es una abstracción, porque la mayoría nunca ha estado ahí, o han estado de vacaciones. Para mi misma Latinoamérica es una abstracción, ya que cada país es muy diferente. Además cuando se habla de nacionalidades la problemática de la música es dejada de lado rápidamente, y se habla en términos muuuuy generales: música popular, vanguardias europeas (¡!), centro, periferia (de que????). Todo muy cliché.
Yo no elegí nacer donde nací, ni ser mujer. No es mi merito. Me gustaría hablar de las cosas que yo sí elegí (me estoy volviendo cada vez más hippie).

jueves, julio 03, 2008

Cha cHa chA



La nube canta la canción patria argentina "Aurora" dedicada a la bandera.

Estoy participando en una semana de Musica Latinoamericana en Berlin, con multiples conciertos, charlas y debates sobre la música de diversos países de Latinoamerica.
http://www.berlin-buehnen.de/-/spielplan/3618465
El debate sobre la música latinoamericana no me interesa. Lo encuentro totalmente desactualizado y en general se trata de música “cross over” que es una pequeña parte de la música que se hace en los países. Las conversaciones se refieren a la procedencia geográfica de los compositores, que hablan como embajadores “en representación de su país” pero se habla muy poco en términos estéticos, es decir de lenguaje musical, de obras, de ideas. Los compositores que eligieron trabajar en términos más abstractos no existen. Los cubanos, a la salsa, los brasileños a la bossa nova, los argentinos al tango!
Lo peor son los propios compositores latinoamericanos que se encasillan en estos clichés y estereotipos europeos y bailan la música que les ponen.
Cuando hablan de música argentina y los citan a Ginastera y a Piazolla como sus representantes, yo recuerdo esta bonita canción de Federico Peralta Ramos…

SOY UN PEDAZO DE ATMÓSFERA

Habitantes de éste sistema solar
Hoy les voy a cantar una canción
Que se llama
“SOY UN PEDAZO DE ATMÓSFERA”

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
(ruido raspado de respiración de oso)
A veces he creído ser un oso
Hay gente que no son seres humanos
Ella es una mariposa
Él es un camión
Pero yo soy un pedazo TAMAÑO de atmósfera.

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
Ando a una distancia masomenos del suelo
No tengo velocidad
Soy amigo del viento y de los semáforos
Pero lo mejor de mi estado es que
Envolví al planeta tierra
Y se movió a un costado.

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
(ruido rasposo de oso goloso)
Oí una cosa che!,
YO no soy un robot

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
(ruiditos)
Me quiero ir cada vez más al sur
No le tengo miedo a la policía
Porque soy un pedazo de atmósfera

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
(ruidillos)
Voy para cualquier lado
No tengo velocidad
Me meto con facilidad entre los sólidos
Y los envuelvo

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
No se a qué me dedico
Me basta ser en el mundo

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
(ruidos)
Mozo por favor un sifón
Tráigame un vaso con hielo
Y una rodaja de limón.

Manda chico

Soy un pedazo de atmósfera
Soy un pedazo de atmósfera
(ruidos)
Seguirán pasando cosas
Y yo seguiré siendo
Un PEDAZO TAMAÑO DE ATMÓSFERA
Hasta luego.