jueves, abril 05, 2007

La Panaderia de Eduardo Kusnir

Dice Henry Bergson “Fuera de lo que no es propiamente humano, no hay nada cómico”. Los sonidos de “La panadería”, son sonidos “humanos”, que se corresponden también, a algún tipo de dramaturgia imaginaria. En la Panadería” cada sonido representaría algun tipo de personaje que se mueve en el espacio acústico. Cada sonido/personaje tiene rasgos definidos e interactúa con otros sonidos estableciendo situaciones que podriamos llamar narrativas. Casi se podría decir que los sonidos tienen un espacio visual, donde se pueden visualizar sus trayectorias e imaginar nuevamente la partitura gráfica que fue el punto de partida de esta obra.
En un plano de “dramaturgia” yo me imagino que uno de los sonidos es Stockhausen, otro Pierre Schaeffer, y otro Kröpfel, que como tres personajes electrizados, están conversando sobre música concreta, filtros y bandas de frecuencia. Y el espacio acústico podría ser un laboratorio de música electrónica de los 70, lleno de osciladores, inmensas computadoras cables, y alarmas. Que nostalgia!
Kusnir, con la misma herramienta construye la crítica y compone a la vez una música de índole poética: “La panadería” es una obra “bella”. De sonidos imaginativos, meticulosamente trabajados, la pieza es una profusión de ideas, y de citas. Citas de tango, de voces conocidas, y citas del género. Es interesante escuchar otras obras del repertorio electrónico después de escuchar “La panadería”, ya que todo se vuelve auto referencial.
La construcción de la forma en “La panadería” comprende un universo totalmente restricto, donde cada elemento cumple funciones muy específicas. El trabajo con el material está totalmente cuidado y nada parece librado al azar: la espontaneidad y la frescura de esta obra están basadas en un trabajo meticuloso, partitura previa mediante.
Pero hay en esta pieza un doble movimiento. Kusnir manipula el sonido en términos del propio género, y lo vuelve a la vez una crítica a la música electrónica y a los mismos procesos constructivos “desde adentro”, es decir desde su propio universo musical. “La panadería” es una obra maravillosa, una pieza clave en la música electrónica de los años 70 que me parece mucho más interesante ahora, con la adición de un elemento “retro”, que la potencia.
Un canto eléctrico a la imaginación..