lunes, abril 03, 2017

La realidad se supera a si misma

Thomas Hirschhorn, es un artista suizo super interesante que hace monumentos estéticos con latas descartables, cinta de pegar, sillas de plástico, etc. Bombástico (como dicen en ingles) y precario.  Magnificente y pobre a la vez. Inquietante. 
Aquí una de sus obras que me llamo la atención.

Thomas Hirschhorn -Proyecto Dislocación
Made in Tunnel of Politics - Kunstmuseum Bern
Thomas Hirschhorn -Proyecto Dislocación
Made in Tunnel of Politics - Kunstmuseum Bern


Cerca de la casa de mi hermana en Buenos Aires encontré "esto" en la calle. Chupate esta mandarina, Hirschhorn, la realidad siempre supera al arte y más en la Argentina, donde la realidad está tan magnificada que el arte se vuelve una cosquilla extravagante en la furia de los días. 

Auto rojo - Olleros y Forest - Abril 2017
Auto rojo - Genio desconocido, probablemente viva en la zona. 



-->

sábado, febrero 25, 2017

Música trans género

Estuve viendo algunas  películas de cine de Hong Kong y Taiwan y sentí que me estaban hablando a mi, directamente y a mi medida. Tan lejos y tan cerca, quien diría!

Pienso en "In the mood of love" de Wong Kar-wai, un culebrón donde no pasa nada y pasa todo. 
Lo que me gusta de la película, mas allá de la narrativa, la temporalidad, y mil etcéteras que dan para escribir una tesis, es el ojo que tiene el director, Wong Kar-wai, para hacer hermoso el caos y el desorden: un basural, la pequeña habitación de una pensión, el marco de una puerta; todo se transforma en un escenario esteticista donde se desarrolla este amor prohibido.

Pienso también en Bye bye Dragon Inn, de Tsai Ming-liang,  con su estética refinada de lo casual: la maravilla de la gotera, el asombro del callejón de basura, la visión irreal del cine desvencijado. Me imagino al director de fotografía horas y horas estudiando el filtro verde pálido para mostrar el piso sucio en todo su explendor: es una película decididamente estética.

Y es ahí donde resuenan estas ideas en mi la música, la que escribo pero sobre todo la que quisiera escribir, magnificado por esta ventana del cine oriental.



A mi me atrae lo precario, tal vez porque la precario ha sido siempre un estado de vida para mi. Nací en Argentina, un lugar donde todo esta atado con alambre, como nos gusta tanto decir. A nivel familiar, tenemos una larga historia de fragilidades, desvencijamientos y desvanecimientos. Ambos contextos no sin falta de gracia y de humor, que es lo que siempre nos salvo de cosas peores como la locura o el aburrimiento.

Debo reconocer que la cosa precaria, un poco así nomas, me gusta. Con respecto a la música, siempre acabo en una situación donde "precarizo" mis producciones: termino cargando 12 ventiladores en una bicicleta, transportando una colección de linternas mágicas en un viaje interoceánico, llevando un espejo en el tren de Amsterdam a Utrecht escondiéndome del guarda. Todo medio roto, medio viejo, a punto de romperse. Siempre encuentro cómplices y diversión, me resulta bastante fácil compartir estas "aventuras". 
Si soy sincera, debo decir que al final del día me da bronca, angustia y desazón cada vez que me meto en una de estas situaciones, pero inevitablemente  lo sigo haciendo, como si tuviera una relación fatal con mis materiales. Creo que hay algo de tipo psicoanalítico en estas decisiones.

Me siento cómoda en un estado de las cosas donde siempre estoy tomando el tren en el ultimo segundo. Paradójicamente nunca perdí un vuelo, un tren, una clase, never. Pero no estoy midiendo la efectividad sino la adrenalina que parece que necesito para hacer las cosas. Parece que necesito agregarle misterio e intensidad a los actos sencillos de la vida. Extreme emotion seaker, me ladró un ex-novio una vez. Si, tal vez, pero no del drama griego, pero si de la pequeña cosa.  

Volviendo al cine, me da paz y visión ver estas películas. Interpreto este cine como una forma de elaborar la precariedad desde el absoluto control, y así, siguiendo este camino, tengo la esperanza de suavizar algunos cortocircuitos en mi obra y tal vez en mi vida. Ja, ja, ja, todo suena muy diván, sí, me doy cuenta.

Mas allá de internarme en un psicoanálisis de la banalidad y mis pequeñas estrategias de supervivencia, o mejor dicho de diversión existencial, me interesa mas reflexionar sobre los materiales musicales que utilizo y por que. (A ver Ceci si podemos darle una vuelta de tuerca a todo esto porque me está cansando esto de ir con un ventilador a todas partes).


Que es lo que me va a salvar de la precariedad? La eficiencia. Llevar la precariedad al punto de obsesión férrea, documentar la falta hasta que sobre, extenuar la fragilidad con rigor. Esta es mi mi estrategia. Será verdad? En el cine funciona. 


-->
video
 Concierto espontáneo a través de la ventana de mi habitación en Temperley

lunes, diciembre 26, 2016

Reflexión navideña

Estoy en la nube. Y como todo en la vida, excepto en las sinfonías de Mozart, las cosas en borrador son lo que finalmente nos define.
De que estoy hablando? Escribir musica es una ocupación para toda la vida. Hay momentos in, pero mayormente momentos out, donde uno se pregunta que es lo que hago, cual es el rol del compositor en la sociedad, cual es la relación entre los materiales y el momento que vivo, que es legado, que es mío (lo mío!!!)? Paciencia y trabajo. Nota a nota, piedra a piedra. El día a día, el nota a nota es lo único que se me ocurre hacer. Como se puede uno saltear los días, la historia del momento? Para saber qué? Cual es el rol de "nuestro arte" en la sociedad, por ejemplo? Mejor me quedo en un rincón rascando la guitarrita y prendiendo un par de ventiladores. Por veinte años mas. Y después veo que pasa.
Acá, celebrando la Navidad en el sur de Holanda, se me pega un poco esta cosa calvinista, de hacer la tarea, sin tanto discurso, tanta pregunta, sin tanta necesidad de saber para qué.

domingo, noviembre 20, 2016

Mundo chato

Cuanto más viajo más chato me parece el mundo... todo se está volviendo más y más uniforme: los mismos negocios, la misma ropa, los mismos libros. Los mismos muebles de Ikea.
Y los mismos multifónicos en Japón, Alemania o México.
Qué pena!

sábado, noviembre 19, 2016

Asi nomás

Acabo de terminar una pieza para Alu Montorfano y Yayo Díaz, guitarra y flauta que se llama "I love you". Ellos son dos compatriotas viviendo en España y Francia, respectivamente (yo en Alemania, en fin lo geográfico cada vez significa menos, no?)
Es una obra muy linda (ja ja ja! estoy encantada!) para los instrumentos en vivo, tape, diapositivas y mi actor fetiche de los últimos años, un ventilador.
Decidí pasarme al formato digital y reemplazar los proyectores de diapositivas por un video con audio digital también. Me dije, basta de vintage, de melancolía y de "viejazo". Vamos pa´delante!! Basta de la frase "cuando yo era chica", ya sos una cincuentona, es hora de mirar al futuro! 

Hoy hablando con Alu por teléfono, no le llevó mas que cinco minutos convencerme para volver a los proyectores análogos y al reproductor de casete para el audio. Tenemos nueve diapositivas en nueve proyectores! Como diría mi mamá, nos damos todos los gustos!
Y yo, respiré aliviada, volviendo a la horma de mi zapato. 
Que voy a hacer! Me gusta el rancho!

Me recuerda una anécdota de la familia de mi papá, allá lejos y hace tiempo en Tandil, provincia de Buenos Aires. Mi abuela Estela, nacida en 1912 quedó viuda muy joven, a cargo de tres hijos. Muy humilde, hija de inmigrantes, sacó a la familia adelante gracias a una maquina de coser Singer que le regaló Evita y finalmente mi papá pudo estudiar en la universidad y recibirse de contador. ESta es otra historia.

Recuerdo cuando era chica y visitábamos a mi abuela en Tandil, que la casa todavía no tenía baño. Tenían un cuartito en el jardín, parecido al baño de la familia Ingalls, sin agua corriente. Y se llenaban baldes de agua (agua de lluvia que se almacenaba en un gran tanque) para mantenerlo aseado. Y te duchabas en la pileta del galpón con baldes y manguera. 

En un momento llego el progreso y construyeron un baño en la casa, con azulejos negros si no recuerdo mal. El baño era tan lindo, que no lo querían usar para no ensuciarlo, especialmente la ducha. Recuerdo en verano (y no tanto!), bañarnos en el patio a baldazo limpio para no ensuciar los azulejos.  Y nos encantaba! Yo me atrevería a decir que era feliz, así nomás!

Perdón familia querida por usarlos de anécdota para explicar mis cosillas con la música y ventilar sus intimidades! Me acorde de esa historia hoy cuando hablaba con Alu y volvimos al mundo antiguo, conocido y amable de lo análogo, de los procesos visibles, donde una cosa está atrás de la otra y ocupan lugar, tiempo y volumen. 

sábado, octubre 29, 2016

A la luz del día...

pruebas con la luz... luz sobre luz
todo un poco croto, como siempre....

Las estrellas de día

Los planetas

Luna llena

domingo, julio 24, 2016

El equívoco como trayectoria

Vi "El artista", una peli genial dirigida por Gastón Dupra / Mariano Cohn.  La peli habla de temas actuales como que es arte y que no, sobre la locura y la creatividad, sobre el mensaje, sobre la industria. Es una película muy lúcida, que como un imán capta los tics de la escena del arte, sin ser demasiado canchera y eso se agradece.
Es como si todos estos temas de que es ser un artista o no, que es una obra de arte o no, cual es el rol del arte en la sociedad ocuparan toda a escena, dejando a las personas, girando alrededor de ellos bailando una música que nadie entiende demasiado.
"El artista" es una exhaustiva (e hilarante) recolección de clichés del arte contemporáneo, que ayudan a pensar el artista (o el no artista) en la sociedad. Es una de esas películas que después de verlas te hacen sentir mas inteligente (ja ja ja, me colé a la fiesta!) o más estúpido/a (ja ja ja, también me colé!)
La música no está al nivel de la película, muy wall-paper, sin demasiado vuelo ni ironía. ¿Por qué las imágenes son tan despampanantes y la música tan detrás?

Aquí la película, sólo en español...
https://www.youtube.com/watch?v=4jx6PqUEtks

Algunas escenas cuidadísimas de este manifiesto sobre el arte actual.

Laiseca en su trono (capo!!)

El peso del mundo everywhere

Laberinto urbano

León Ferrari, Horacio González, Fogwil y Laiseca con guirnaldas

Escenario

1574?

Siempre composé, no cerramos por vacaciones

Efecto Doppler

Escaleras al suelo

Simetría de géneros

Centro lateral derecha gol

Estudio sobre el color

Estudio sobre la perspectiva

Azul pasaporte

Todos en fila

Allá

Aquí la película, sólo en español...
https://www.youtube.com/watch?v=4jx6PqUEtks

lunes, julio 18, 2016

Alegría lenta

Ayer fui a ver una exposición de Dominique Gonzalez-Foerster in K20 en Düsseldorf. Fui un poco de carambola. No conocía a la artista, solo de nombre. Al principio no entendía nada. Me encantó ese recorrido a través de las salas del museo con una total incertidumbre y una media sonrisa whatthefuck? Hace mucho que no me pasaba. Todos los carriles del arte contemporáneo tienen algún tipo de contexto en la galería de mi cerebro S21. Esta muestra no.

A lo largo de las horas, ya fuera del museo, la muestra me fue gustando mas y mas y mas… los espacios, los objetos, las ideas, se me empezaron a meter en mi cabeza transversalmente…


A continuación una crónica balbuceante para una experiencia incompleta…

Dominique Gonzalez-Foerster dice:

"Ésas son las reacciones que busco yo, por mi parte, en un público para mis exposiciones. Pienso que el arte actual es más intenso como experiencia que como fábrica de imágenes u objetos. Es espacio, es tiempo".

Digo yo: tal cual! Gracias!


Ella: "Es más fácil hacer una obra de arte obvia -una pintura, una escultura- que algo que esté en el límite. Los que trabajamos en los medios plásticos tenemos la suerte de tener una libertad total y unos espectadores que pueden circular. El cine, el teatro u otros géneros cuentan con espectadores más pasivos". 


Yo: Dominique me parece super eficaz en la creación de espacio-tiempo, creando unas arquitecturas que mas que en el espacio están en la mente.
Mi impresión (nunca mejor dicho) es una imagen de un lugar, físico y afectivo, que como una marca de tiempo queda en la memoria. Por ejemplo, si rememoramos una habitación de hotel en la que estuvimos en el pasado, tal vez  recordaremos la alfombra, las sillas (que tal vez eran dos o tres pero en nuestra memoria se vuelven protagonistas) la ventana y un par de libros… la luz. El resto de los detalles están borrados en esta arquitectura del pensamiento.
A lo mejor nada que ver, ja ja ja!! No se si es la intención, pero me encanta la idea! La mayoría de las buenas ideas provienen de un gran equívoco!



En esta conjugación del espacio-tiempo-afectos, Dominique Gonzalez Foerster no es más es una arquitecta de la psicología. En el espacio del K20 en Düsseldorf  rediseñaron el espacio de la sala grande en múltiples pequeñas estructuras. Cada estructura corresponde a una instalación, cubículos de diferentes tamaños, todos ellos  casi vacíos, con alfombras, dos o tres objetos en él y maravillas de la iluminación. El espacio está vacío de objetos pero lleno de otras cosas como la instalación Brasilia Hall, una sala con una alfombra verde (que otro color para ese título!) y una pantallita pequeña al final con un video. 



En ese laberinto de espacios, una instalación desemboca en otra,en otro color, en otra alfombra, en otro paisaje... en un momento perdés el hilo y es  imposible imaginarse como es el mapa de la habitación.
Es como si uno se sumergiera en un video juego con sucesivas pantallas oníricas con paisajes despojados y atípicos, aunque típicos de la ciencia ficción (Ray Bradbury y Philip Dick entre los libros favoritos de Dominique expuestos también en la muestra).



Un inmenso placer, lento, que se prolonga a lo largo de las horas, de los días… y continuará…

Después fuí al primer piso, a ver la muestra de arte contemporáneo del K20, que consiste en una colección de ... cuadros!!!! Y me costó bastante. 

domingo, julio 10, 2016

Pochoclo mon amour

Noche de peli con pochoclo. Goodby, Dragon Inn del director malasio Tsai Ming-lian, un habitué forzado de mi blog.
Quería compartir unos balbuceos emocionados por esta maravillosa peli que vi anoche y me di el lujo de fotografiar desde la compu (siempre lo precario, que se le va a hacer!). Esta mañana me levanté con la película en mis retinas, en mis oídos.  Feliz.
Me encanta este cine porque me ayuda a pensar la música, mas que el ropaje de las técnicas extendidas, ja ja ja!!  Me inspira a la acción-inacción:  hacer menos, vender todos mis chiches, llevar el lenguaje hasta la médula... agarrar un hilito y caminar, caminar, caminar hasta ver donde te lleva... La complejidad de la síntesis.

Algunas imágenes comentadas


Última función del  Dragon Inn, un cine en Tapei que va a cerrar. Vemos la película dentro de la película ... y somos la audiencia dentro de la audiencia... 


El claroscuro next door


El ojo que filma



La eternidad del vaivén de la puerta suspendido en un cielo de azulejos



Líneas de fuga, puertas, direcciones, perspectivas



Composición 3D



La gravedad y su liviandad


Escena silenciosa y larguísima que nos muestra el cine vacío por última vez. Naturalismo de neón. La intensidad del anticlímax!


 Afuera llueve

viernes, julio 08, 2016

Go

Hace veinte años que me dedico a la música contemporánea. Soy compositora.  Escribo una obra atrás de la otra. Miro ahora el dibujo de “mi carrera” como si fuera el tablero del Go, el ajedrez chino, que ficha a ficha dibujando una línea eterna que en algún momento se vuelve un dibujo, una estrategia… Tomo aire y me siento perdida. Perdida poniendo la próxima ficha, haciendo las mismas cosas de la misma manera. Y me siento también perdida haciendo otras cosas nuevas. Parece que no me queda otra que boyar por un rato! Iupi?


Miro para atrás y veo como la música contemporánea fue un acto revolucionario en mi vida. Esos sonidos que me abrieron la cabeza, cambiaron mi vida para siempre y me hicieron viajar, conocer personas, tomar decisiones importantísimas…  esos sonidos extravagantes para una chica criada en Temperley me cambiaron la vida para siempre en todos sus aspectos.
Es el sonido el que me abrió la cabeza. Siempre me sentí “mas apta” para la literatura que para la música.  Pero la música me atravesó existencialmente, sin ninguna duda. El sonido. La música contemporánea me mostró un mundo abstracto, revolucionario, maravilloso, que con el tiempo se volvió un mundo concreto, parte de mi cotidiano. Una tarea.

Lo que fue un acto libertario para mi y mi condición, se volvió poco a poco en mi vida normal.  Ese era mi sueño. Pero las cosas ahora ya no tienen el mismo sentido.
Lo que pasa con las vanguardias pasa a mini-escala con cada uno de nosotros. Empezamos con un gran acto libertario que nos lleva a otro lugar y luego nos acomodamos ahí y construimos algo. 

Hace 15 años (parezco Matusalén hablando) me encantaba vivir en la Argentina y hacer música allá, pero un día vi el techo. Sabía que obras iba a componer en los sucesivos años, como iba a ser mi vida: linda y tranquila en mi amada Buenos Aires Pero con un techo cada vez más visible. Y entonces me animé y crucé el charco. Y la experiencia fue renovadora, fuerte y vital. Empecé de nuevo, no sólo geográficamente sino algo adentro también cambió. Esos “sonidos extraños” moldeaban mi mente y mi corazón de una manera fabulosa otra vez. El cambio volvió a ser un acto lleno de sentido. Un salto inmóvil para la humanidad, pero un paso gigante para mi!!

¿Y ahora qué?

Mi adorado maestro Mariano Etkin me contestaría, “se le ve el hilván” (una frasecita que rescató de su amigo Morty)… 
Me pasa exactamente eso!! A todo le veo el hilván (¡¡¡te extraño Mariano!!). Me cuestan mucho los conciertos y las sociedades y los sistemas de la música contemporánea. Mientras tanto me conseguí un trabajo de profesora de yoga y aquí estoy, esperando el bondi…

No tengo nada en contra de las instituciones ni las sociedades. Es más, estoy a favor de ellas. Me parece fabuloso que un organismo tan aceitado, caro y que en términos del capitalismo no sirve para nada exista en un mundo cada vez más pragmático. ¡Me saco el sombrero! Este planteo es una cosa mía, pequeña y simple: lo que en un momento fue para mi un acto de libertad ahora no lo es. Todo empezó cambiando mi/el mundo. Y ahora todo se trata más de encajar y de durar. Y eso  hace un ruido que no me lleva a ningún lado interesante.

Seguir girando en los clichés me agota. Buscar soluciones intelectuales me lleva  a más de lo mismo. Remar contra la corriente puede ser interesante, dependiendo de la corriente; puede ser una gran tontería también, un poco mi especialidad.

Este año tuve una situación personal muy difícil pero a la vez muy importante, que me hizo ver un montón de cosas de una manera diferente… y la verdad es que no se muy bien que hacer con todo eso. Y tal vez sea eso, vivir un poco en estado de pregunta en si misma que no se abalanza sobre la solución.  Vivir en ese acorde que no resuelve (perdón por la cursilería), en estado de gracia, o de desgracia, continua.

Como dice Nono que dice Machado, caminante no hay camino. Tal vez abandonar el pasado es más difícil que enfrentar lo que viene, que de todas formas no está ahí hasta que está (chupate esa mandarina!) . Ser profesora de yoga potencia mis frases de almanaque, sepan disculpar!

Y siguiendo en la línea de frases simples que sintetizan emociones complejas: es volver a encontrar ese sonido no sólo que te “interese” pero que te cambie la vida. 

David Lebón opina:

Yo te he visto en el pasado 
con tu cara de jarrón y tu mundo hecho de clichés 

Tengo la esperanza de encontrar un sonido 
y un amor tan grande que te pueda envolver 
por Dios escuchame.