lunes, julio 14, 2014

Brasil

En una nota aparte y prioritaria, quiero decir que me encanta el futbol, me encanta ser argentina, amo a mi país con todo mi corazón y me caen super bien los jugadores de la selección nacional... pero me da una profunda amargura el mundial. Me parece una fiesta tristísima, trágica y peligrosa. Cada mundial de fútbol conlleva una realidad política chotísima detrás.
No intento caer en una moralina fácil en un tema tan complejo, con tantas aristas, que involucra valores muy primarios, sobre todo de los sectores de la sociedad más vulnerables. Mi pregunta es... por qué siempre los más débiles pagan la fiesta?
No quiero ser parte de esto.

El que no salta es un...

Acá en Düsseldorf los alemanes están ya durmiendo, es tarde y las calles vacías. En Argentina siguen como locos festejando. Festejar el segundo puesto me parece algo hermoso, incluso más hermoso que festejar la copa.
Capacidad de ilusión? No lo digo irónicamente. En realidad, desde mi puesto de observadora desde el quinto piso de la calle Moltkestrasse, me llaman la atención ambas reacciones:  la falta de expresión por un lado y la exageración cruzando el océano. Hablando recientemente de Tarantino y los estereotipos, pareciera que no hay manera de escaparse de ellos.

Folletín


Pulp fiction o felicidad pura: o como el artificio puede llegar a ser lo más natural del mundo, hasta incluso lo más verdadero, porque el estereotipo no hace más que mostrar la artificialidad de las cosas, especialmente de aquellas que presumen de naturales.

No encuentro diferencia entre organizar mi cocina o hacer una produccion para una de mis obras: hoy me encontré dos vasos en un mercado que me hicieron llorar de la alegría. Me gusta mucho tomar en estos vasos, on the rocks, claro!

Chin chin, Tarantino!


Composé con azulejos

sábado, julio 12, 2014

Arte efímero

program notes
Pensar el menu, hacer las compras, caminar, cargar las bolsas, subir las escaleras. Pelar las verduras, cortar las cebollas, llorar. Cocinar a fuego lento, esperar, revolver, probar. Limpiar la cocina, ordenar.
Poner la mesa.

Comer lo mas lento posible... masticar, disfrutar...

En analogía con la composicion, una obra que tiene detrás horas, días, meses, tal vez años de trabajo, se puede volver a tocar en otra oportunidad...  no así el guisito de la abuela: se come una sola vez.

Respeto con la cocina, si?



instrumentation




domingo, junio 08, 2014

Redundantes

 “Lo que está destinado al ojo no debe repetir lo que se destina al oído”  dice Robert Bresson

... es una gran metáfora que sirve para reflexionar sobre la redundancia en general: las cosas que son directas por lo general no son muy interesantes: no hay espacio para la imaginación. 
Un diálogo entre disciplinas es un diálogo "en el medio", es una conversación de sobreentendidos y traducciones instantáneas, de perceptivas cruzadas. Las lógicas levemente desfasadas dialogar entre si sin explicitarse todo el tiempo. 

Estoy trabajando en una serie de piezas audiovisuales bajo el nombre “Musique concrete” con esta musiquilla de Bresson rondandome ojos y oídos sin parar.

Me gusta pensarque es en la elipsis entre las disciplinas donde las  cosas ocurren. Y parafraseando a Bresson:  “Lo que está destinado al clarinete no debe repetir lo que se destina a la tuba”, “Lo que está destinado al silencio no debe repetir lo que se destina al sonido”, “Lo que está destinado al corazón no debe repetir lo que se destina a la mente”,  “Lo que está destinado al misterio no debe repetir lo que se destina a la certeza”,  “Lo que está destinado a la sínte...

chan chan!



The tip of the top



Ya sea para componer una pieza que dure un segundo o todo un dia completo, en ambos casos, independientemente de su duración, es necesario crear un universo completo. Por lo general los universos cortos son más complejos, porque todo tiene que funcionar inmediatamente y no hay tiempo para ir y venir. 

Los que amamos la música, queremos construir mundos sólidos con el sonido. Algunos de esos mundos duran muy poco aunque la duración es un detalle.  Es la organicidad de la obra el verdadero trabajo aunque esa laboriosidad meticulosa se manifieste fugazmente, o mejor dicho: instantáneamente.





martes, mayo 27, 2014

De concreto

Componiendo una serie de piezas basadas en la música concreta. Armando cintas y grabaciones.
Me pierdo en este mundo tan literal. Soy de la pluma, no hay duda.

Me interesa el desafio.  Por ahora no hago más que borrar cosas.
Mi coro de ángeles